Categorías
Instalación

¿Qué son y cómo colocar subsuelos para laminados?

Para poder colocar un suelo laminado de madera como el parqué, o de cualquier otro material, es necesario utilizar una correcta base que aloje este suelo tan delicado y lo proteja de la mejor forma. Descubre qué son y cómo colocar los subsuelos para laminados, para conseguir la base adecuada en el suelo de tu hogar.

Los subsuelos para laminados son la mejor opción para colocar una base protectora antes de colocar el suelo laminado que queramos. Es importante que se coloque una base de subsuelo para laminado, con el fin de nivelar las irregularidades de la base, y como aislamiento del suelo, ya que los laminados son demasiado finos y no aislan bien frente al sonido o la temperatura.

En los centro de bricolaje podemos encontrar varios tipos de subsuelos según las características que necesitemos. Escogeremos el que mejor se adapte al tipo de bricolaje que vamos a realizar en casa.

El aislamiento flexible es el más utilizado como subsuelo para laminados, ya que es el más práctico para minimizar el ruido al caminar, aportando un extra de comodidad en el hogar. Se puede adquirir cómodamente en rollos, muy fáciles de transportar y de manejar.

La base del suelo se debe cubrir completamente con el subsuelo, uniendo bien las separaciones. Estos materiales pueden cortarse fácilmente con unas tijeras o una cuchilla, y para su colocación no precisan ningún tipo de pegado entre las juntas ni directamente sobre el suelo.

Una vez colocado el subsuelo, podremos colocar el suelo de láminas sobre éste mediante el procedimiento habitual, según el material del que esté compuesto el suelo escogido para nuestro hogar.

Este tipo de suelos y de subsuelos son fácilmente extraibles en el caso de que sea necesario quitarlos, y tienen una vida útil muy larga, para que puedan emplearse en más ocasiones si se desea.

Categorías
Tarima exterior

Cuidados que necesita la tarima de exterior

La instalación de una tarima de madera en terrazas y jardines da un punto original, elegante y cómodo en la utilización de estos espacios al aire libre del hogar. Pero la madera de la tarima necesita un mantenimiento diferente al enfrentarse a las inclemencias del tiempo, así que toma nota de los cuidados que necesita la tarima de exterior, y lograr que se vea como el primer día por mucho más tiempo.

La madera de nuestra tarima de exterior debe estar protegida en todo momento de los cambios bruscos de temperatura, la lluvia y el sol, que pueden provocar que se dilate la madera, pierdas el color, e incluso que se rompa.

Para evitar que la madera se estropee, en el mercado existen diferentes tratamientos según el tipo de protección que necesitemos darle. Por ejemplo, existen barnices de poliuretano y aceites protectores específicos según el tipo de madera. También existen técnicas caseras fácilmente aplicables. Los expertos en madera recomiendan que la aplicación de estos protectores se haga cada dos o tres meses.

Antes de aplicar cualquier tratamiento, debemos asegurarnos de que la madera está completamente limpia y libre de suciedad y polvo, para conseguir un mejor acabado.

– Si se trata de una madera barnizada, simplemente será necesario aplicar una mezcla de agua y vinagre a partes iguales ayudándonos de una fregona. No necesitaremos aplicar ningún tipo de cera.

– Para las maderas decapadas, podemos utilizar agua tibia y sal (medio vaso por cada litro de agua).

– Las maderas tratadas con aceites se pueden limpiar fácilmente con un paño y detergente suave. Para eliminar los arañazos y que quede como nueva, bastará con aplicar una cera al aceite sobre éstos.

Una vez que la madera está completamente limpia, podremos aplicar una capa generosa de protector, que la mantendrá aislada de las inclemencias del tiempo, y la protegerá por mucho más tiempo.

Categorías
Uncategorized

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!